Author: LILIANA FADUL PACHECO

Contribución de la producción animal en pequeña escala al desarrollo rural

ERNESTO SANCHEZ VERA FRANCISCO ERNESTO MARTINEZ CASTAÑEDA HUMBERTO ALFREDO SOTO CASTILLA Georgina Aidé Arias Ramírez JOSE DOBLER LOPEZ Luis Brunett Pérez LETICIA XOCHITL LOPEZ MARTINEZ Enrique Espinosa Ayala OFELIA MARQUEZ MOLINA LILIANA FADUL PACHECO ANGEL RENE ALFONSO AVILA ANGELICA ESPINOZA ORTEGA ERNESTO SANCHEZ VERA CARLOS MANUEL ARRIAGA JORDAN CARLOS GALDINO MARTINEZ GARCIA JOSE NAHED TORAL FRANCISCO GUEVARA HERNANDEZ JOSE BERNARDO SANCHEZ MUÑOZ CLAUDIA DELGADILLO PUGA BENITO ALBARRAN PORTILLO Francisca Avilés Nova ANASTACIO GARCIA MARTINEZ SAMUEL REBOLLAR REBOLLAR ARTURO ORTIZ RODEA Isela Guadalupe Salas Reyes DANIEL VAL ARREOLA MANUEL JAIME TENA MARTINEZ RAFAEL TZINTZUN RASCON MONICA ELIZAMA RUIZ TORRES MAURICIO PEREA PEÑA (2014)

La producción y el consumo de productos de origen animal han experimentado un rápido crecimiento en todo el mundo, y se prevé que continuarán aumentando. Se considera que la mayor parte del incremento en la producción provendrá de sistemas de producción en pequeña escala, que representan el medio de vida de hasta un 70% de la población rural pobre del mundo.1 La producción animal en pequeña escala se reconoce en todo el mundo como un elemento que contribuye al alivio de la pobreza en el medio rural, mediante generación de ingresos, oportunidades de ocupación y dinamismo del uso de los recursos disponibles. Por lo tanto, es de suma importancia conocer las dinámicas de estos sistemas de producción animal y su contribución al desarrollo rural en México. Investigadores y extensionistas deben priorizar las demandas de la producción animal en las comunidades rurales, ya que la producción animal en pequeña escala ha contribuido a mejorar la calidad de vida y a disminuir la vulnerabilidad de las familias productoras. En el México prehispánico la población sólo criaba xoloitzcuintle y guajolotes como animales domésticos, y complementaba en proteínas su dieta con la caza y la pesca. Sin embargo, con la llegada de los españoles en 1521 llegaron también los primeros bovinos a la Nueva España, que se reprodujeron con suma rapidez. La carne de bovino llegó a constituir una parte sustancial de la dieta alimenticia de toda la población.2 A pesar de que al inicio la producción animal era casi nula, ésta empezó a desarrollarse rápidamente y en la actualidad representa un pilar importante para el desarrollo rural en las familias campesinas de nuestro país, pues es vista como una fuente de ingreso.

Book

producción animal produccion bovina desarrollo rural pequeños rumiates especies CIENCIAS AGROPECUARIAS Y BIOTECNOLOGÍA